jueves, 23 de octubre de 2014

YOGA EN FAMILIA. VIVIENDO CON PLENA CONSCIENCIA.

YOGA EN FAMILIA. VIVIENDO CON PLENA CONSCIENCIA.

Vamos todo el día corriendo como locos, trabajamos fuera de casa todo el día, cuando llegamos a casa estamos agotados y tenemos en nuestra cabeza mil y una cosas para realizar, compra, limpieza, lavadora, plancha  comidas/cenas, dentista, pediatra, los niños, la pareja, los abuelos y un largo etc.
Los niños, todo el día fuera de casa entre el colegio y las actividades extra-escolares y cuando llegan a casa a muchos de ellos les espera todavía los deberes del colegio.
Podemos reservar unas horas cada tarde o el fin de semana para  fortalecer y  cultivar los vínculos familiares, para descubrir y disfrutar de la calidad del tiempo, de la calidad de nuestra respiración, de sentir nuestras emociones y poderlas expresar, vivir con plena consciencia, Mindfulness.
Puede ser divertido y saludable compartir algunas actividades juntos como jugar y cantar, abrazarse y tirarse por el suelo, sentirnos todos como niños, en una clase de yoga en familia hacemos todo esto y más.
¿POR QUÉ YOGA EN FAMILIA? El aumento de tensiones a nivel físico, mental y emocional causadas principalmente por el estilo de vida que llevamos está dañando nuestras relaciones y debilitando muchos de los lazos que compartimos con los demás. La práctica de Yoga en familia es una de las mejores maneras para que padres e hijos compartan tiempo de calidad, con plena consciencia juntos.
Vamos a encontrar que a partir de la primera práctica de yoga sentimos los efectos inmediatos y positivos en nuestra vida familiar. Hay un sinnúmero de beneficios en el yoga de la familia. Yoga promueve la comunicación entre padres e hijos. Los niños a menudo tienen dificultades para hablar con sus padres, aun cuando más los necesitan. En las clases de yoga en familia, al practicar juntos se ayudan mutuamente en posturas, abriendo al encuentro de una manera nueva. Nos comunicamos a través de nuestras expresiones faciales, mirando uno al otro la respiración, al observar los niveles de tensión en nuestros cuerpos, sólo para nombrar algunos.
 Uno de los beneficios más importantes del yoga en familia es que enseña a los adultos cómo jugar, algo que la mayoría de nosotros hemos olvidado. Por supuesto, los niños necesitan aprender a ser responsables, pero sin perder su alegría, curiosidad y la espontaneidad. Recordemos los adultos la mirada de niños ante la vida, compartiendo con nuestros hijos espacios de juego, alegría y sorpresa. 
El yoga ayuda a:
·         Conocerse a sí mismo: su cuerpo, su mente y su imaginación.
·         Potencia los sentidos del tacto y de la vista.
·         Encontrar el equilibrio entre el mundo interior y el exterior.
·         Mejorar la condición física y también la concentración, la confianza en uno mismo y en los demás.
·         Liberar tensiones y relajarse.

·         Crecer y hacerse mayores.